Vinos espumosos y el mercado alemán: Un maridaje perfecto

España es uno de los pocos países que cuenta con ciertas características muy especiales a nivel geográfico: nuestra diversidad cultural y climática. Si le sumamos nuestra tradición como productores de vinos, nos encontramos frente al contexto idóneo para producir vinos con gran variedad de  Denominaciones de Origen totalmente diferentes entre sí. Vinos de La Rioja, Ribera del Duero, Vinos de Alicante… Cada una con matices tan peculiares que han llegado a posicionarse como las más deseadas por los consumidores a nivel internacional.

 No es de extrañar que nuestros vinos se exporten al extranjero como productos de lujo o de primera calidad. Normalmente se suele hablar de vino blanco o vino tinto, pero lo cierto es que los espumosos también tienen su público fiel. De hecho, uno de los mercados más importantes para España es el mercado alemán.  Por detrás de Reino Unido y Estados Unidos, Alemania ocupa el tercer lugar dentro de nuestro ranking de compradores de vinos españoles.  El país vecino es uno de los principales importadores del mundo de vinos espumosos, así como el mayor consumidor.