OftexOftex

¿Cómo exportar "como churros"?

Hoy Matías González, gestor de exportación, nos habla sobre la exportación, o bueno, “exportar como churros”, ya veréis…

Son muchas las ocasiones en que somos nosotros mismos los que nos ponemos límites a la exportación. Muchas veces no nos damos cuenta de que la solución la tenemos cerca, en ocasiones debido a que queremos pedidos inmediatos o que pretendemos no cambiar nada en nuestro sistema de producción y ventas esperando que suceda lo inesperado (está claro que no podemos esperar que cambien las cosas si no las empezamos a cambiar nosotros).

Pensamos que cuanto más simple sea un producto, no tiene valor y, por lo tanto, menos posibilidades tiene de exportarse ¿y si no fuera siempre así? Muchas veces, pensamos además que nuestro producto es bueno tal y como es llevados por el teorema del “es que se ha hecho así toda la vida” ¿y si fuera mejor tan sólo modificando algo para ponerles las cosas fáciles a nuestros clientes de otros países?

¿¿Y si exportamos CHURROS a CHINA?? ¡Ala!, ¡a lo grande!, Que no se diga… Sabemos hacerlos como nadie, ni los italianos nos pueden superar en eso.

La idea ya está explotada, pero es un muy buen ejemplo para que veamos que adaptar un poco el producto y entender las necesidades del cliente final pueden ser el paso definitivo que nos lleve a exportar nuestros productos. Lo importante no es pensar en lo bueno que es mi producto, sino, con mi producto ¿cómo puedo hacer mejor la vida de mi cliente y que me pague más por ello? Añadámosnos el valor que en verdad tenemos.

Volviendo al churro ¿se puede ser más castizo y más cañí que la Chocolatería San Ginés de Madrid? Pues la casticidad también se exporta. Hasta el año pasado, podía uno tomarse unas porras con chocolate en corazón económico del gigante asiático, en pleno Shanghái, cambiando la imagen del siglo pasado por algo parecido a un McChurro y con el aliciente de abrir la mente tanto como para ofrecer churros con queso y con helado. Aunque al final la churrería cerró, el grupo empresarial lo sigue intentando.

Pero los españoles no sólo somos reconocidos por comer bien, sino también por inventar bien y es por ello que el siguiente paso a la exportación del churro es la exportación de la churrera. La empresa pionera y líder en este aspecto es la vallisoletana Industrias Luis Blanco, que ha llevado las churreras desde los Estados Unidos a Australia.

Pero lo que ha demostrado valor, innovación y adaptación en esta masa de harina, sal y aceite es su gran versatilidad, tanto como para que muchos vean en él a la pizza italiana, gracias a su gran capacidad de dar cabida a los gustos locales.

Así, a lo largo de las chinchetas rojas que las churreras españolas van dejando en el mapa de la exportación, encontraremos churros rellenos de huevos revueltos, secados al sol, en forma de corazón para los enamorados y pintados con los colores de la bandera de los países en que estén presentes. Incluso las formas se adaptan para crear el japonés “churro de samurái”, en forma de katana, que ya se puede encontrar en el país nipón.

El secreto está en la masa, como en muchas cosas, en el tejido empresarial y en la emprendeduría. Por eso , dentro de la expansión del churro no pueden faltar las franquicias, y es ahí donde Delichurro ha empezado a hacerse un hueco en los puestos de comida ambulante medio mundo. El mundial de fútbol en Corea, Japón en 2002 dio el impulso a Delichurros (aunque la marca original guardaba cierto encanto “gorditos”) para su internacionalización, proporcionando a los fabricantes de otros países, no sólo la tecnología y el know-how, sino también ingredientes tan esenciales como una harina especial y fácil de usar, además de otras variedades especiales para diabéticos o celiacos.

La especialidad de estos churros también reside en que se pueden rellenar y cada franquiciado local lo hace a su gusto a lo largo y ancho de las 120 sucursales en Argentina, Costa Rica, Estados Unidos, Canadá, Japón, China, España y Alemania.

Lo que está claro es que la exportación no tiene que “salir como un churro” y si sale así, no tiene por qué ser malo si acabamos exportando nuestro producto como todo lo exportado en este blog, si acabamos “exportando como churros”.

Haz clic y conoce nuestro Servicio Integral y consúltanos sin compromiso.

 

exportar churros

exportar churros

Podemos ampliarte más información sobre este post. Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo:

Acepto la política de privacidad.
Oftex
About Oftex

Comentarios

Oftex Internacionalizacion

Dejanos tu nombre y tu email para enviarte el link de descarga

Error: Please enter a valid email address

Error: Invalid email

Error: Please enter your first name

Error: Please enter your last name

Error: Please enter a username

Error: Please enter a password

Error: Please confirm your password

Error: Password and password confirmation do not match