¿Interesa la fabricación en China?

En los últimos años, se ha producido un considerable aumento en el número de empresas que han decidido ubicar sus plantas de fabricación y montaje en países extranjeros, e importar sus productos ya manufacturados a España por un coste notablemente inferior del que supondría realizarlo en el mercado nacional. Paralelamente nos encontramos con una tendencia de subcontratación en vez de implantación propia, en la que las empresas contratan directamente a empresas locales de otros países para que fabriquen sus productos. Sin embargo, de una forma u otra los productos fabricados deben cumplir los estándares de calidad requeridos.

Uno de los principales mercados por el que apostaban las empresas españolas era China, debido principalmente al bajo coste de la mano de obra y reducción en el costo de materias primas y durante el proceso fabril.

La fabricación en el país asiático debe suponer un cumplimiento estricto de las normas y requisitos que la UE pide en el consumo y utilización de los productos. Por ello, si nuestro género es fabricados en China debemos establecer dos pautas de control: