OftexOftex

Los 10 mandamiento para exportar si eres una empresa de productos personalizados

¿Cuáles son los 10 Mandamientos de la empresa exportadora de productos personalizados?:

  1. Que sí puede exportar
  2. Que su servicio de personalización y atención al cliente es su mejor activo. Tiene que darle valor.
  3. Que la experiencia acumulada en su sector y su servicio de recepción de proyectos se aprecia mucho por el cliente de otros países.
  4. Que debe dirigir su acción comercial exportadora a países que valoren este servicio de personalización y asesoramiento.
  5. Que el personal comercial (nuevo o veterano) deberá hablar el idioma y conocer la cultura de los países a los que se dirija la acción exportadora.
  6. Que hay que apostar por las nuevas tecnologías y la salida física a otros mercados para potenciar el contacto con el cliente:
    1. Realización de viajes relámpago
    2. Participación en ferias del sector
    3. Potenciar las videoconferencias y llamadas internacionales y on-line.
    4. Uso de herramientas informáticas que permitan el trato integral de los pedidos y que el cliente final pueda, por ejemplo, ver el estado de su producto desde la web corporativa.
    5. Usar soportes novedosos como alternativa al papel.
  7. Que asociado al servicio, va la imagen de la empresa y que la imagen de una empresa de productos personalizados ha de ser:
    1. De una empresa innovadora, que da siempre nuevas soluciones a los problemas del cliente, que está en continuo movimiento.
    2. De una empresa que dé confianza y seguridad.
  8. Que el departamento de comunicación transmita el valor añadido del servicio y la imagen referida y use todas las herramientas para ello.
  9. Que hay que saber que estamos en un mundo cada vez más global y las empresas se están acostumbrando a externalizar y subcontratar y en ello podemos introducirnos.
  10. Que no vendemos un producto, sino una solución, y por eso nuestro cliente nos quiere.

Si aún quedan dudas, nuestros compañeros te la resolverán, mándanos una consulta.

Sin catálogo de producto también puedes exportar

NO TENEMOS CATÁLOGO DE PRODUCTOS, ¿PODEMOS EXPORTAR? YES WE CAN 😀 (esta pregunta nos la encontramos a diario)

Hoy nuestro compañero Matías González, nos escribe unas líneas sobre los tipos de empresa que tienen potencial a la hora de exportar:

La exportación tradicional nos ha llevado a pensar que la exportación es siempre de un producto que se envía a otro país, muy en la línea de lo que se ha venido en llamar el marketing transaccional centrado en las ventas y en que el mercado exterior es sólo una salida a los productos de la empresa.

Este tipo de empresa está muy presente en España, pero poco a poco se va abriendo camino un nuevo concepto de empresa exportadora, que es la empresa exportadora de servicios, que se centra en fidelizar al cliente dentro de la nueva corriente del marketing relacional y que pone el foco en los servicios que ofrece.

Ingenierías técnicas, despachos de innovación en TICs, empresas de comunicación y marketing, empresas implantadoras de sistema de gestión informática, empresas de aprovechamiento energético y eficiencia, etc. son las empresas faro de este sector que ofrecen sus servicios a clientes españoles y extranjeros.

Es la diferencia entre vender un producto y vender una solución, ¿qué va a valorar más el cliente final y quién lo fidelizará mejor?

Entre los dos extremos de arriba hay un grupo de empresas de gran importancia y que requiere nuestra atención por el gran potencial que presenta, las empresas exportadoras de productos personalizados. A ellas dedicamos este post.

Las empresas de productos personalizados siempre se han caracterizado por trabajar con un contacto muy directo y presencial con el cliente y en una alta especialización en su sector de actividad.

Los departamentos comerciales de estas empresas tienen una alta formación en el producto, una gran movilidad y, sobre todo, un saber hacer especial de no vender con un catálogo tradicional, sino de vender las aptitudes y capacidades que tiene la empresa con la ayuda de objetos personalizados que ya se han producido, pero que no serán los que el cliente final reciba. Y aún así, ¡lo consiguen!

Por otro lado, todas estas empresas cuentan con un departamento especial que recibe el proyecto del cliente, lo adapta, corrige y mejora para su producción eficiente.

Es más, en muchas ocasiones, la empresa productora se convierte en un asesor especializado que explica al cliente la mejor manera de obtener un producto personalizado acorde a sus necesidades. Esto es un servicio de un gran valor añadido, que el cliente valora y del que las empresas productoras se sienten orgullosas.

Pongamos un ejemplo. Zumos La Taronja Feliç ya es una empresa especializada en zumo de naranja 100% exprimido y asentada en el mercado nacional. Para su 50º aniversario quieren realizar unas bandejas con su logo y colores, que son muchos, para regalarla en los supermercados en los packs de 3 tetra bricks y para regalarlo como merchandising en sus clientes del canal HORECA.

Es la primera vez que se hace algo similar y el departamento de marketing lo encarga a la empresa de envases metálicos personalizados Happychap, en el pueblo de al lado.

Happychap realiza un presupuesto que es muy elevado debido al gran número de colores que lleva el diseño, pero como Happychap conoce las diferentes técnicas de impresión en metal, propone la técnica de la cuatricromía, que baja el presupuesto casi a la mitad y propone aplicar barniz antideslizante en la superficie de las bandejas, cosa que el departamento de marketing de La Taronja Feliç desconocía que se podía hacer, pero que por la experiencia de Happychap en el sector, es recomendable.

Finalmente, La Taronja Feliç no sólo está satisfecha con el producto en sí, sino también con el asesoramiento y consejo recibido, pues se ha escuchado su propuesta y atendido sus necesidades.

Se trata de una combinación perfecta entre un buen producto y un buen servicio. Este sistema funciona en España pero las empresas de productos personalizados no entienden que puedan exportar.

¿Por qué? Porque la exportación tradicional pone el foco sobre el hecho de que el producto sale de España y casi no hay relación con el cliente más allá del pago.

Pero en realidad hay que poner el foco sobre el servicio que se le ofrece al cliente, no en el producto únicamente. Pongamos otro ejemplo:

La empresa francesa de calzados para niños Mignonette ha deslocalizado su producción en Túnez, donde los materiales básicos de materia prima son también más baratos. Sin embargo, la marca siempre busca adornos y apliques novedosos para que la marca se diferencie y que los proveedores mandan directamente al taller de Sfax, en Túnez.

Los diseñadores de Mignonette visitan Lineapelle todos los años, que es la empresa referencia en componentes de calzado y conocen a la empresa española Torregraf, que ha desarrollado una tira de material en color malva con estrellas de aspecto espejo que llama la atención de los diseñadores.

Torregraf estudia los diseños de la nueva colección de los zapatos de Mignonette y adapta el ancho de la tira a los modelos y desarrolla un entre para que se pueda coser en la parte correspondiente. De la misma manera, Torregraf propone aplicar una cinta adhesiva bajo la tira para asegurarse de que está bien colocada mientras los operarios cosen la tira al resto del zapato.

Los diseñadores, como no son de producción no habían caído en este aspecto, pero agradecen el detalle por parte de la experiencia de Torregraf en el sector. Toda la transacción se hace en francés porque el departamento de exportación de Torregraf lo habla, tras haber visto que Francia era un mercado natural para ellos.

En ambos casos podemos ver que el cliente final valora mucho un buen servicio y que estaría dispuesto a pagarlo frente a un producto más barato pero estándar o sin servicio personalizado. Pongamos un último ejemplo:

La empresa Bidoin domina el mercado suizo de semáforos, mucho más desde que tiene en el mercado un nuevo modelo de semáforo eficiente de leds y preparado para energías renovables. Todos estos semáforos llevan asociado un cajón de mando externo y que queda en la calle y un estudio realizado por la empresa dio como conclusión que las comunas municipales valoraban mejor su oferta si en estos cajones visibles aparecía el escudo de la comuna municipal.

Hasta ese momento, Bidoin no producía estos cajones, sino que los compraba en masa en China y los instalaba junto con sus semáforos. Los comerciales de la española Calderín, empresa especializada en proveer piezas de metal personalizadas para diferentes estructuras, detectaron este caso en una visita comercial que hicieron a la sede de Bidoin en Ginebra, pues sabían que era una de las empresas más representativas del sector.

Calderín ofreció hacer estos cajones nuevos a medida y grabarlos con los escudos municipales en pequeñas series mediante fotograbado. El precio se encareció, pero Bidoin consiguió un proveedor que le grababa los cajones y que los suministraba en plazos y cantidades más cortas que China, que suministraba en tres meses y contenedores de 20’ como pedido mínimo. Además, las diferentes delegaciones de Bidoin en cantones de habla francesa, alemana e italiana podían comunicarse en su idioma directamente con el departamento de exportación de Calderín, cosa que no pasaba con China, con quien habían de comunicarse sólo en inglés.

Así pues, podemos decir que de la misma manera que se considera que el producto europeo es mejor que el chino en general, se puede decir también que el servicio europeo es mejor que el chino. El buen servicio de las empresas españolas es una ventaja que hay que poner en valor desde las propias empresas.

Oftex Internacionalizacion

Dejanos tu nombre y tu email para enviarte el link de descarga

Error: Please enter a valid email address

Error: Invalid email

Error: Please enter your first name

Error: Please enter your last name

Error: Please enter a username

Error: Please enter a password

Error: Please confirm your password

Error: Password and password confirmation do not match