Mercado inmobiliario en Marruecos y exportación española

Nuestra subdirectora y gestora de exportación, Laure Guigal, nos escribe estas líneas sobre la situación del mercado inmobiliario en Marruecos. ¿Crisis o no crisis? El mercado inmobiliario de Marruecos atraviesa momentos difíciles en el sector de la construcción y promoción inmobiliaria desde finales de 2011:

  • Baja el principal indicador de la construcción: el consumo de cemento. Lafarge Maroc pierde un 2.3% de su facturación el año pasado, Holcim tiene que fusionar con su competidor y las ventas de varillas corrugadas bajan un 10% en un año.
  • Aumenta de la insolvencia de los promotores inmobiliarios y de los constructores (60% de los siniestros de 2013 se debe al sector construcción según Coface Maroc)
  • Se frena la producción de viviendas. La facturación del primero grupo inmobiliario Addoha bajó un 22% en 2014, su mayor competidor Alliances un 31%.

Entonces podemos hablar de crisis? De la oferta o de la demanda? A quién se debería de apoyar? A los promotores o a los compradores?

Difícil de responder cuando vemos las grúas trabajando en Tánger, Rabat y Casablanca, pero intentémoslo viendo las mayores causas de este “frenazo”.

  • Proliferación de grandes grupos inmobiliarios tanto privados como públicos desde el 200 que marcaron una cadencia frenética de construcción sin precedente en Marruecos entre 2003 y 2010, todo eso sin estudios de mercado previos, resultado: promociones privadas y públicas se hacen competencia.
  • Margen beneficiario de las promotoras 3 veces más elevado que el promedio europeo, por tanto la vivienda es cara
  • Dificultad del comprador en obtener préstamos del banco
  • Poder adquisitivo de la clase media estancado
  • Oferta no adecuada a la demanda: se construye igual que en los años 90 pero la población y los gustos han cambiado, los promotores que quieren mantenerse tendrán que adaptarse.

Más que crisis se prefiere hablar de un sector inmobiliario con serias averías, que se estanca después de haberse disparado pero que todavía tiene una demanda elevada (400.000 viviendas según el ministro de la vivienda Nabil Benabddellah). Por tanto las pistas para remediar los problemas actuales parecen radicar en:

  • Adecuar la vivienda a los nuevos gustos
  • Construir más en los núcleos urbanos y menos en la perifería donde los pisos no encuentran compradores.
  • Bajar el margen beneficiario del 24% al 12%
  • Dejar de subvencionar las promotoras con deducciones fiscales
  • Bajar los tipos de interés (Bank al–Maghrib ya lo hizo en el segundo semestre del año pasado)

El sector de la construcción representa el 6,6% del PIB marroquí, emplea un 9% de los activos y cuenta con 60.000 empresas aunque un 22% de ellas realizan el 80% del volumen.

¡Conoce nuestro Servicio Integral y consúltanos sin compromiso!

 

Foto: excursionesmarruecos.es