Oportunidades de negocios: ¿Qué se puede exportar a China?

Os dejamos con este interesante artículo de nuestro director, Pablo Gómez, sobre los retos y oportunidades de la exportación española a China: ¿Qué podemos exportar a China?

Esta pregunta me la hacen continuamente y por este motivo quiero dejar unas líneas con mi opinión. Desde mi humilde pensamiento no se puede exportar cualquier producto o servicio a China. Así como España es un coladero, dejamos entrar cualquier tipo de producto o servicio desde cualquier país, hay culturas o países que se protegen y no hacen lo mismo.

Este es el caso de China. Si tu empresa fabrica o produce un producto sin valor añadido o un commodity como patatas, calzado deportivo, pequeño electrodoméstico de baja gama, etc no os recomiendo que os dirijáis al mercado chino. Podrían haber otras opciones.

Por cultura o mentalidad cualquier producto que se pueda fabricar en China no lo importarán de otro país. Por lo tanto debemos de ser sinceros con nosotros mismo y si no lo tenemos claro pedir consejo a un profesional “objetivo” que os ayude a saber si vuestro producto o servicio tiene el suficiente valor añadido para venderlo en China.

¿Qué productos sí que se están vendiendo y con mucho éxito en China? se trata de productos con mucho valor como por ejemplo los relacionado con la moda (calzado, marroquinería y confección) pero solo aquellos productos que tienen MARCA, es decir, aquellos que juegan en un segmento de lujo o de gama muy alta. Aquellos productos que en España se consideran de gama alta es probable que no funcionen en China y deban de subir un escalón más invirtiendo más en la marca en el país.

Los productos alimenticios españoles tiene muy buena acogida en China, hablo de aceite de oliva virgen extra, jamón serrano, vino, queso, conservas, etc. A parte de esto, otro motivo que facilita la exportación de estos productos a China es que son difíciles de copiar. Como ejemplo aunque se pudiera copiar o imitar una botella o etiqueta de una botella de vino, no podrían copiar las propiedades del terreno ni la climatología que riega los viñedos.

Puedo poner otro ejemplo en el sector químico. Nos resultaría muy complicado vender pintura de base acuosa color blanco pero sin embargo vender una pintura fabricada en España con propiedades anti-moho o anti alérgicas sí lo veo viable.

En el capítulo de los servicios, si hacemos un software básico para gestionar las colas en una carnicería, por ejemplo, veo difícil que pueda hacerse un hueco en el mercado pero si es un software de última generación elaborados con complejos algoritmos y que aporta una gran utilidad o ahorros sí que podría tener cabida. Algo parecido pasaría con servicios de ingeniería o de arquitectura.

>Por concluir tanto si hablamos de un sector como el de materiales de construcción o como de cualquier otro, el primer paso que pienso que tendríamos que dar antes de decidir si China es nuestro mercado es averiguar si tenemos ese valor añadido mínimo por el que el consumidor chino pagaría nuestro productos o servicios en lugar de consumir los locales.

¡Conoce nuestro Servicio Integral y consúltanos sin compromiso!