Oportunidades para exportar: Países Árabes

Durante los últimos días, hemos podido conocer a través diversos medios de comunicación el curioso caso de Ramón Bodenlle, un gallego que lleva ya cuatro años produciendo vino sin alcohol desde su empresa Élivo, afincada en Compostela.

Esta curiosa iniciativa, en un comienzo nacional, ha ido creciendo poco a poco hasta llegar a una producción de 30.000 botellas en 2009, llegando a exportar sus caldos a Japón, China, Dubai, Líbano o Turquía.

No se trata de un caso aislado. EminaZero un vino las Bodegas vallisoletanas Matarromera, saltó a los medios en el pasado mes de mayo a la palestra como uno de los principales casos de éxito “made in Spain” durante la Feria de Alimentación del Golfo Pérsico, una zona clave para la venta de este producto, antaño restringido para todos el público árabe, y que hoy vende más de 200.000 botellas en países como Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Omán, Bahrein, Catar, Kuwait, Egipto, Siria, Líbano y Pakistán.

Se trata de tan solo 2 ejemplos, de como un producto innovador, y sobre todo, descabellado para algunos, puede convertirse en toda un éxito comercial en el extranjero. Quien sabe, quizás algún día alcance cotas de mercado como las que actualmente goza la cerveza sin alcohol.